Al momento

Ballenas grises estarían muriendo de hambre por el cambio climático

BALLENA GRIS.jpg

Científicos estudian la posibilidad de que exista alguna relación entre el cambio climático y la capacidad de carga de las ballenas grises, luego de que más de 60 individuos han sido hallados muertos –al parecer por inanición- en la costas del estado de Alaska en lo que va del año.

Los especialistas están preocupados porque continúan encontrando ballenas varadas en las playas, que según las revisiones físicas murieron por falta de alimento, lo cual sugiere que la población de esos cetáceos habría alcanzado su capacidad de carga.

En los últimos días, una ballena fue encontrada muerta en las costas del centro sur de Alaska, antes activistas hallaron otro ejemplar en la playa de la isla Kodiak, uno más cerca de la localidad de Córdoba y un cuarto individuo en Turnagain Arm, donde previamente fue descubierto el cadáver de otro cetáceo.

Los biólogos llevaron a cabo necropsias y sólo faltan los resultados de los exámenes realizados a dos de las ballenas, pero casi es seguro que confirmarán la muerte por inanición, afirmó Julie Speegle, portavoz de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).


Las ballenas grises realizan una migración a México de 10 mil millas de ida y vuelta cada año y recientemente, a su regreso, han sido vistas viajando al norte de la costa de Alaska, pero en un número inusualmente alto.

John Calambokidis, biólogo de la organización sin fines de lucro Cascadia Research en Olympia, afirmó que tal vez la población de ballenas grises ha alcanzado su capacidad de carga, lo que significa la cantidad de individuos que el océano puede soportar con el suministro de alimentos disponible.

Explicó que estos cetáceos migran hacia el norte, al Ártico, en invierno para alimentarse, y luego regresan tras su migración al sur, por lo que “es posible que algunas ballenas no hayan comido lo suficiente”, sostuvo Calambokidis, citado en reportes de la prensa estadunidense.

“Por ahora, se desconoce si el cambio climático podría haber contribuido al cambio en el suministro de alimentos, pero no parece probable que otras actividades humanas, como la contaminación, sean las responsables”, dijo y refirió un evento similar ocurrido entre 1999 y 2000.

View this post on Instagram

This is not the best photo I’ve ever taken, or the best composed, or anything like that. But for me, it is one of the most beautiful. Witnessing this young grey whale calf hugging and cuddling his mom as she lifted him towards us, as if she was proud to show us her new child, brings me joy, but also sadness. The population of grey whales here in the eastern pacific has been able to rebound and grow their numbers since the dark days of whaling. But in the western pacific they estimate only 130 grey whales are left in existence. And in the Atlantic, they’ve already been hunted to extinction. Grey whales only have 2 predators.. orcas and humans. I’ll let you guess which one has wiped out the vast majority of their population. It makes me happy to know the population here in Baja has been able to rebuild after being devastated by whaling a century ago. But it breaks my heart to know this little ninjas family across the ocean has been almost wiped out and still faces difficult times from offshore mining, plastic, fishing nets, hunting and the list goes on... If I could have only one wish for my birthday today it would be for us humans to give a little more compassion and care to our animal brethren. Be their voice. So this little ninja can grow up and experience the same love he shows us in this photo. #beabetterhuman

A post shared by Jay Clue (@jayclue) on

Un total de 222 ballenas muertas se documentaron en ese periodo, una cifra excesiva en comparación con las 87 que se produjeron entre 2017 y 2018.

Las ballenas grises estuvieron casi en peligro de extinción debido a la caza, pero fueron protegidas por la Ley de Especies y la población se recuperó, por lo que en la actualidad se estiman unos 27 mil individuos, según NOAA.

“Tenemos que estar realmente al tanto de la situación. Determinar si existe relación del cambio climático con este desequilibrio y ver si podría estar afectando también a otras especies, pues las ballenas grises podrían ser una señal temprana de otras cosas”, enfatizó.


Fuente: Notimex

medio ambiente.jpg

Alerta CNDH sobre el deterioro del medio ambiente

Artículo anterior
D8ZlAJ6XYAAVmYm.jpg

UIF congela cuenta de personas ligadas a tráfico de migrantes

Siguiente Artículo